La asociación ha presentado su ‘Hoja de Ruta 2023-25’ , un conjunto de medidas que se deben desarrollar para que España cumpla con los objetivos de reducción de emisiones contaminantes


El director general de Anfac, José López-Tafall (izq), y el presidente de la asociación, Wayne Griffiths (der). FOTO: Europa Press
El director general de Anfac, José López-Tafall (izq), y el presidente de la asociación, Wayne Griffiths (der). FOTO: Europa Press

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha pedido al Gobierno mejoras en las ayudas públicas a la compra de vehículos electrificados en España y también modificaciones fiscales para favorecer las ventas de este tipo de modelos a través de cambios en el IVA, el impuesto de sociedades o en el IRPF.

La organización ha incluido estas propuestas en su ‘Hoja de Ruta 2023-25‘, un conjunto de medidas que, a su juicio, se deben desarrollar para que España cumpla con los objetivos de reducción de emisiones contaminantes establecidos por la Comisión Europea y también para garantizar el “futuro industrial” de la automoción española.

La compra de electrificados

En opinión de Anfac, para elevar las ventas de vehículos electrificados en España es necesario actuar, en primer lugar, sobre las ayudas públicas a la compra, en concreto, sobre el Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves).

“El Moves en España ha mejorado, pero no es suficiente. En todos los países, si compras un vehículo electrificado la subvención se descuenta directamente en el precio de la compra. Esto no ocurre en España”, ha opinado el director general de Anfac, José López-Tafall.

Además, ha pedido al Gobierno que esta ayuda a la compra del vehículo no compute en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), algo que, según la organización, tampoco ocurre en la “inmensa mayoría” de los países europeos en los que se aplican descuentos de este tipo.

A ello se suma la solicitud de una gestión estandarizada del Moves, dado que actualmente en cada comunidad autónoma se aplica de un modo distinto.

Reforma fiscal

Más allá de la mejora de las ayudas directas a la compra, desde Anfac también han considerado como necesaria una reforma de la fiscalidad, con, por ejemplo, deducciones en el IVA para autónomos y empresas para los vehículos electrificados o deducciones en el impuesto de sociedades por la inversión en compra de vehículos electrificados o en puntos de recarga.

En ese sentido, el otro eje principal de las peticiones de Anfac al Ejecutivo tiene que ver con la infraestructura de recarga, como la aplicación de plazos abreviados para los trámites de acceso y conexión a las redes de transporte y distribución de energía eléctrica.

Sobre ello, el presidente de Anfac y consejero delegado de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, ha destacado que en España el número de puntos de recarga en 2022 deberían haber rondado los 45.000, mientras que en la actualidad no se llega a los 17.000.

Además, el 80% de los mismos son de carga lenta. “Estamos a años luz de conseguir los 310.000 puntos de recarga que son el objetivo para 2030”, ha valorado el presidente de Anfac.

“España no puede perder 2023. No podemos dejar pasar el año sin tomar decisiones ambiciosas, y necesitamos que todos los actores del ecosistema de la movilidad trabajen juntos en la misma dirección: recuperar el mercado e impulsar la electrificación de la movilidad, pero contando con la industria”, ha considerado Griffiths.

Temas relacionados