Los vencedores construirán un total de «33 proyectos», con plazos que varían desde los 36 a los 66 meses, en siete estados brasileños


Línea eléctrica de Iberdrola en Brasil. FOTO: Iberdrola
Línea eléctrica de Iberdrola en Brasil. FOTO: Iberdrola

El Gobierno brasileño subasta este viernes licencias para la construcción y operación de 6.184 kilómetros de líneas de transmisión eléctrica, en la primera licitación del sector bajo el mandato del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en el poder desde el 1 de enero.

Según el Ejecutivo, será una de las mayores subastas “ya realizadas en la historia del sector de concesiones para el servicio público de transmisión eléctrica”, con una inversión prevista de casi 16.000 millones de reales (3.000 millones de euros).

El Ministerio de Minas y Energía y la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel, órgano regulador) ofrecerán a la iniciativa privada “nueve lotes” para la construcción, operación y manutención de “6.184 kilómetros de líneas de transmisión y subestaciones con capacidad de transformación de 400 megavoltios amperios (MVA)”.

Se espera la participación de empresas extranjeras en la subasta, que se celebrará en la bolsa de Sao Paulo a partir de las 10.00 hora local (13.00 GMT).

Más de una treintena de proyectos

Los vencedores construirán un total de “33 proyectos”, con plazos que varían desde los 36 a los 66 meses, en siete estados brasileños: Bahía, Espírito Santo, Minas Gerais, Pernambuco, Río de Janeiro, Sao Paulo y Sergipe.

La concesión de los contratos será de 30 años. La expectativa es que las obras generen 29.300 empleos directos, de acuerdo con datos de la Aneel.

Varios de los lotes están pensados para dar salida a la generación de energía fotovoltaica, eólica y biomasa. Otro pretende mejorar la fiabilidad del servicio en la región metropolitana de Recife, capital del estado de Pernambuco (nordeste).

“Esta subasta es un resultado concreto más de que, bajo la directriz del presidente Lula, estamos consiguiendo transformar el sector de la energía eléctrica en desarrollo económico y social, así como seguridad energética”, indicó el ministro de Minas y Energía, Alexandre Silveira, citado en una nota.

Por último, las subastas de líneas eléctricas en Brasil son adjudicadas a las empresas que se comprometen con las mayores reducciones a las tarifas máximas establecidas por el regulador.

Temas relacionados