Con las políticas actuales, 660 millones de personas aún no tendrán acceso a la electricidad en 2030