Fitch ve en el recorte a las eléctricas una intervención política que puede afectar al interés del inversor