La excepción ibérica ya da ahorros superiores al 30% en el precio de la electricidad