La UE seguirá financiando grandes proyectos de infraestructuras de gas hasta 2030, a pesar de la oposición de España