Los próximos 20 años serán cruciales para determinar el futuro del carbón en el planeta