Los proyectos medioambientales de América Latina pueden y deben producir más empleo y crecimiento