Más rápido, más barato y más limpio: el almacenamiento en baterías, el nuevo rey de los ‘servicios pico’